Esta es nuestra historia

Por: Viviana Echeverri C. Tea Sommelier

Publicación de blog sobre Nuestra Historia

Es increíble como la vida siempre busca la manera para llevarnos por el camino de la misión y sacarnos de nuestra zona de confort. Así nos pasó en 2013, cuando Lina había salido de su trabajo de directora comercial en una empresa local de diseño y Vivi estaba en Syngenta, una multinacional de Agronegocios como coordinadora de mercadeo para Colombia.

Somos cuñadas y aunque no teníamos una relación muy estrecha, siempre nos contábamos nuestras insatisfacciones profesionales y en una de esas conversaciones Lina le dijo a Vivi “Renuncia que algo hacemos, así sea cultivar la finca” y así fue cuando sin pensarlo mucho Vivi renunció un Jueves de Febrero, ese Lunes después, estábamos las dos sentadas en la sala de la casa de Lina a las 8:00 am pensando a que nos íbamos a dedicar.

Cuando nos sentamos a contextualizar nuestro futuro manifestamos que deseábamos tener una empresa que nos generara bienestar y equilibrio a las dos y a todas las personas que nos rodean: familia, clientes, empleados, proveedores; queríamos potencializarnos como personas y fortalecer nuestros talentos y pasiones; por un lado todo el talento creativo y de diseño de Lina y por el otro la pasión por la vida saludable, la naturaleza y el sector agropecuario de Vivi. Un día durante la lluvia de ideas la mamá de Lina nos habló de las aromáticas e infusiones y de cómo era muy difícil encontrar en el mercado una que se pudiera realmente disfrutar, que tuviera un buen sabor y que fuera 100% natural sin colorantes ni saborizantes artificiales. Fue así como decidimos apostar por las infusiones pero de una manera que aún nadie lo había hecho: rescatando los sabores más representativos de Colombia y apoyando directamente a los agricultores que se dedican a sembrar plantas aromáticas, también generar experiencias para todos los sentidos alrededor de una taza .

Empezamos desde la casa de Lina, haciendo pruebas de sabores, día y noche imaginando como crear un producto altamente diferenciado; pensamos en cada detalle y finalmente en Mayo sacamos nuestra primera producción la cual se vendió con solo poner 4 fotos en instagram, desde ese día no hemos parado de producir y hemos ido creciendo de una manera orgánica, sin afán, siguiendo las señales del universo y hoy por fin estamos en un lugar amplio, lleno de luz, tenemos Invima, generamos empleo, tenemos más de 150 clientes en diferentes ciudades de Colombia y próximamente comenzaremos a exportar.

Verderina es nuestra hija, nuestra pasión y misión; cada mañana nos levantamos pensando como mejorar nuestra empresa y esperamos continuar por mucho más tiempo llevando la magia de las infusiones a nuestros consumidores.

Si nos estas leyendo es por que tú también eres parte de nuestra historia..

Gracias!
Vivi y Lina